Retos de Escritura

Blog de escritura dedicado a retos literarios.

Un día extraño

12 de febrero de 2020

El despertador sonó esta mañana a la misma hora de siempre. Mi cuerpo pesaba encima de la cama, no quería responder. La poca luz que se filtraba en los pequeños agujeros de la persiana me deslumbraba cada vez que intentaba abrir los ojos. No recuerdo que soñé, pero sin duda me dejó hecho polvo. Sentía un nudo en el pecho que me complicaba respirar.

¿Habré soñado con ella?

Me debatí interiormente sobre si levantarme o no. Tan solo el trabajo era el responsable de que tuviera que hacerlo… Por suerte Jack, que parece que tiene incorporado un radar de mis emociones, no estaba dispuesto a dejarme un día entero en la cama.

¿Seré el único que a veces se levanta con esta sensación de no querer hacer nada?

Miré el despertador y mis ojos, sin que yo pudiera controlarlos, volvían a cerrarse de nuevo. Por suerte, Jack, con sus dos patitas delanteras, empujó suavemente mi rostro y con mucho cuidado me lamió la mejilla hasta que me despertó. Lo acaricié al ver como me miraba.

Gracias Jack por cuidarme.

Rápidamente me metí en la ducha. Una ducha que me acabó de despertar y que me quitó un poco esa sensación rara en el cuerpo. Y me fui corriendo hacia el trabajo esquivando como podía todas las personas que paseaban por la calle.

Después de correr tanto como he podido, he llegado cinco minutos tarde, podría haber sido peor. Aunque Carlos, como era de esperar, no ha perdido la oportunidad de echarme la bronca. El tema de conversación en la oficina era el mismo de siempre. Estoy un poco harto de todas las mentiras e historias que inventa la gente para hacer su vida más interesante… Ahora además habían añadido también lo de los zombis en su repertorio de conversación. Me pregunto si Fernando se cree sus propias historias… Como no quería escuchar nadie me he puesto los cascos y como si estuviera en una burbuja he continuado trabajando mientras escuchaba mi música. Y programando he tenido mi momento de paz después de esa mañana estresante.

Para mi sorpresa Míriam me ha preguntado si me encontraba bien al verme tan distante. La verdad es que yo no sabía como hablar con ella después de lo que pasó el día del concierto. Pensaba que ya no querría saber nada más de mi. Se nos ha pasado el tiempo criticando la nueva película de Harley Queen.

No entiendo porque aún me sentía de bajón después de esa conversación friki…

Al llegar a casa, la nevera estaba vacía. No he tenido ganas de volver a salir a la calle, y me he pedido una pizza barbacoa. Mientras comía con Jack a mis pies lloriqueando para conseguir los bordes de la pizza, no pude evitar entrar en Youtube. Había llegado el momento de contaminarme con más vídeos. Por todos lados me salían recomendados sobre el tema de los zombis y empezaba a ser demasiado. Gente diciendo que era real, mostrando pruebas… Otros que no se lo creían…

Sinceramente, yo ya no sé qué pensar…

Miraré otro capítulo y me iré a dormir a ver si esta sensación extraña me deja ya en paz.

¿Tendría que pedirle otra cita a Miriam?

(Deja en los comentarios que te gustaría que hiciese el protagonista)

Entrada anterior del diario

Siguiente entrada del diario

4+
« »

© 2020 Retos de Escritura.